Usted está aquí

El proceso de armonización emocional

En la Línea Pranalife® de Equisalud se busca conseguir una armonización en el plano energético. En la Línea EmotionLife -la vida emocional-, Equisalud busca favorecer los procesos naturales de armonización de los estados emocionales, necesarios para una salud integral. Más que combatir los estados emocionales “negativos” se busca su transmutación en sus correspondientes estados armónicos.

Con esta finalidad nuestra línea emocional facilita dos estrategias adaptativas:

1. Promover la transmutación de los componentes negativos de las emociones desbordadas o retenidas en sus respectivos movimientos energéticos adaptativos ordenados. Así, la energía retenida en las llamadas emociones negativas puede ser liberada como materia prima esencial para sus correspondientes emociones positivas. Este resultado, activado por el aprendizaje existencial de cada ser humano, favorece las siguientes transmutaciones emocionales:

  • Del temor a un sentimiento de confianza y seguridad interior.
  • De la ira y los estados negativos ligados a ella como la irascibilidad, la cólera y la amargura, a un sentimiento de autoafirmación y equilibrio de la tristeza, a un sentimiento de profunda serenidad.
  • De los estados obsesivo compulsivos, con sus tendencias perfeccionistas, a un sentimiento vocacional de consagración.
  • De los estados exaltados de manía a la sana fluidez de la alegría.

2. Promover los estados emocionales armónicos que contribuyen a satisfacer las necesidades humanas de realización y de trascendencia, los niveles superiores de la jerarquía de necesidades humanas descritas por Abraham Maslow.

Necesidad de realización. Para esto se facilita la transmutación del deseo en una auténtica voluntad que encauza lo mejor de nuestro potencial hacia la realización. Esto ayuda en la transformación de la rigidez de la obsesión y el perfeccionismo en la fluidez de la vocación y la consagración a una causa, lo que favorece el sentimiento de realización.

Estimular la emoción de la alegría y los estados afectivos relacionados, como la inocencia, la ternura y la fluidez, que tienen la propiedad de exaltar el componente constructivo de todas nuestras emociones.

El sentimiento de trascendencia es facilitado por el movimiento liberador de la alegría, que se expresa en el amor incondicional.