Usted está aquí

Esencias para la armonización emocional

Con estos fundamentos, durante las últimas décadas hemos investigado distintas aproximaciones a este tema capital para comprender el ámbito de la salud y la enfermedad humanas. El punto de partida ha sido la correlación bien establecida por los sabios chinos entre las emociones, los canales de circulación de la energía y los órganos. Esta es una verdadera cosmovisión en la que en la dimensión humana se vinculan el cosmos, la psique, la energía y los órganos de la anatomía. Intuimos en esta concepción de los antiguos sabios el proceso continuo e inseparable que constituye la unidad psique-cerebro-soma.

Las esencias de la Línea EmotionLife son reguladores psicobiológicos que buscan promover, mantener o restaurar la armonía emocional necesaria para una salud integral. Esto se logra a través del suministro de patrones de información portados por un sustrato de fitoterapéuticos y aceites esenciales activados biofísicamente.

Cada esencia para la regulación emocional actúa como un conjunto de moléculas activadas y relacionadas armónicamente entre sí, lo cual logra una multiplicación sinérgica de su potencial. Lo comprendemos mejor cuando reconocemos en muchas plantas propiedades debidas a la sinergia de componentes diversos no atribuibles solamente a las propiedades particulares de sus principios activos.

En el sistema EmotionLife se logra una sinergia entre los niveles molecular, energético e informativo para generar una activación sincrónica de los sistemas de regulación emocional propios del organismo.

Los suplementos de la Línea EmotionLife se comportan como reguladores emocionales, lo que significa que tienden a restaurar el equilibrio emocional cualquiera que sea su punto de partida. Esta acción favorece el ascenso de las emociones negativas o reprimidas a sus respectivos componentes positivos, lo que en otros términos implica la trasmutación del mundo de los impulsos ciegos al de los ideales-ascenso de eros a logos-.

Cada vez es más evidente para la ciencia que los desequilibrios emocionales tienen una repercusión sistémica, comprometiendo la regulación psíquica, neural, inmune y endocrina, como lo demuestran los hallazgos de la psiconeuroinmunología.

Todos los armonizadores emocionales de la Línea EmotionLife y Pranalife® y los Bio-Reguladores de la Línea HoloRam® de Equisalud se complementan con un Bio-Regulador global en formato líquido, HoloRam® Equilife, que promueve el equilibrio armónico entre los distintos sistemas orgánicos y la información reguladora de la energía vital. Este Bio-Regulador puede emplearse, además, como portador de estímulos energéticos individualizados en la práctica de terapias vibracionales.